martes, 22 de enero de 2013

Nuevo adiós

Mi segundo embarazo tampoco ha llegado a término. Es duro sentirse como una bendición con patas y al día siguiente como un despojo humano, pero supongo que la vida nos pone estas pruebas.

Por una lectora de este blog, me ha llegado este precioso poema. Está escrito por Oriah Mountain Dreamer quien despues de una fiesta, frustrada por la superficialidad de las conversasion, escribió este poema. Os lo regalo.



La Invitación - Oriah Mountain Dreamer

No me interesa saber cómo te ganas la vida. Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón anhela.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna. Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores. Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.

Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto. Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma...

Quiero saber si puedes ver la belleza, aun cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: "¡Sí!".

No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste. Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacío.

domingo, 6 de enero de 2013

Bienvenido 2.013


Llevo varios meses sin actualizar este blog. El motivo es que mi vida ha cambiado radicalmente desde octubre del 2.012 hasta ahora. La maternidad ha entrado en mi casa, en mi cuerpo y, principalmente, en mi cabeza. Y esta invasión de toda mi persona ha sido lo mejor que me ha deparado el 2.012. 

El 25 de octubre de 2.012 perdí a mi primer bebé, Kai, con tan solo cinco semanas de gestación. Sentí un dolor infinito muy difícil de compartir con nadie, rabia, ira, tristeza y mil sentimientos más. Pero, lo más importante, por encima de todos estos sentimientos, sobresalió finalmente EL AMOR. Un amor puro y grandioso que va más allá de la presencia física. Lo más mágico que he sentido en toda mi vida porque es un enorme privilegio que un ser tan pequeñito viniera a nuestra vida para enseñarnos tanto. Sin duda, mi hijo Kai es una de las personas que más huella me ha dejado.

Y el 24 de diciembre, el día de Noche Buena, confirmamos lo que ya sospechaba desde hace unas semanas, estaba embarazada de nuevo. Por el momento, va todo bien. Lo que me ha sucedido una vez, no tiene por qué volver a sucederme y todo apunta a que este nuevo bebé nacerá en agosto de este nuevo año.

Han sido unos meses muy intensos: de enormes alegrías, pero también experimenté el dolor más desgarrador que he sentido jamás cuando mi primer bebé decidió no continuar a mi lado. El apoyo de mi pareja, los sabios consejos de mis compañeras del curso de doulas, la lectura de libros sobre el aborto y mi empeño en recuperarme lograron de nuevo milagro y volvimos a conseguir un embarazo tan solo dos meses después. Y es que sí algo he aprendido con todo esto es que nuestros hijos nos eligen y que el viaje del ser es mucho más complejo de lo que podemos imaginar. Por mucho que haya avanzando la ciencia, que desde luego lo ha hecho, ninguna mujer se queda embarazada si no ha sido antes tocada por la varita de la Diosa Fortuna, por la magia del Universo o por lo que sea. Ni los médicos, ni los científicos que han desarrollado los tratamientos más punteros en fertilidad, ni muchos menos los afectados padres, pueden explicar por qué unos bebés deciden nacer y otros no. Simplemente ocurre y no nos queda más remedio que aceptarlo e intentar continuar con nuestras vidas.

Si os interesa ampliar vuestra información sobre maternidad, crianza con apego, lactancia materna o leer mi historia personal, podéis hacerlo en mi nuevo blog:


También he habilitado una página de fans a través del facebook donde comparto mucha información sobre estos temas:


Y por último comparto con todos vosotros una estupenda reflexión sobre cómo deberíamos evaluar el año que se ha ido y cómo afrontar el que acabamos de empezar.




BALANCE DEL AÑO

Mi percepción, a medida que envejezco, es que NO HAY AÑOS MALOS. 

Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. 

Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje. 

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla, dependen de nosotros; el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. 

Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. 

“SER FELIZ ES UNA DECISIÓN”, no nos olvidemos de eso. 

Entonces, con estos criterios, me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año, porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: 

- A aprender a amar - a dejar huella - a ser felices.

En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo; y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:

- Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. 
A esta tierra vinimos a cansarnos... 

-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. 
Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer, y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

- El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas, en pos de cosas mejores. 

HACERNOS CARIÑO y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. QUERERNOS. 

CREAR CALIDEZ dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. 

La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos, tiene que ver con la inteligencia espiritual. 

Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias. 

Si logramos trabajar en estos puntos - y yo me comprometo a intentarlo -, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos, sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. 

Y que en cambio, con las penas pasa al revés: se achican.

Tal vez lo que sucede, es que AL COMPARTIR, LO QUE SE DILATA ES EL CORAZÓN. 

Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.

MAMERTO MENAPACE, 
Monje benedictino.

viernes, 5 de octubre de 2012

A vueltas con 50 sombras


Como para criticar un libro, hay que haberlo leído antes, leí sin demasiado entusiasmo, tengo que reconocerlo, los dos primeros libros de la trilogía "50 sombras". Me parecen de lectura muy fácil y destinados a un público no demasiado exigente. No soy una experta en literatura erótica, pero si los comparo con otros libros que he leído de este género, por ejemplo "Lolita", "Las Edades de Lulú" o "Memorias de una cantante alemana", realmente me parecen muy flojos. La calidad literaria no es precisamente la mejor. Es excesivamente repetitivo. No sé cuántas veces repite la frase, "la diosa que hay en mí", pero en cualquier caso, son demasiadas. Además, se puede contar lo mismo, pero con bastante más gracia. Las practicas que describe tampoco son tan originales, son más bien normalitas. Creo que la autora pretendía precisamente eso, una lectura fácil, donde no te tienes que cuestionar mucho más. No creo que pretendiera acercarse a un público selecto, sino a la población en general.

Y en cuanto al argumento, me parece bastante machista, no porque se trate de una relación sado, esto me parece una elección personal tan respetable como cualquier otra, sino porque es la típica historia donde él tiene problemas y ella es la encargada de soluccionarselos. Lo preocupante es que dicen que sus lectores son principalmente mujeres y a juzgar por lo que veo en el Metro debe ser así. ¿Existen tantas mujeres hoy en día que se siguen creyendo el cuento de cambiar a sus parejas y llevarlas por el buen camino? Por no mencionar lo de que ella sea virgen, que me parece tan típico y retrógrado que ni me molesto en comentarlo.

Tampoco entiendo que una persona con una infancia infeliz elija necesariamente el sadomasoquismo como práctica exclusiva y que no disfrute como una relación más clásica, "relación vainilla" como la define en el libro. Creo que la mayoría de las personas se acercan al sadomasoquismo por experimentar y probar cosas nuevas. Esto me parece sano, tener una mentalidad abierta hacia el sexo me parece un síntoma de salud mental. Pero relacionar infancia infeliz con sadomasoquismo me parece bastante peligroso. Creo que hay muchos sadomasoquistas que no visitan al psiquiatra porque no lo necesitan y muchos otros que deberían hacerlo y tienen prácticas sexuales más convencionales.

El control excesivo por parte de él hacia ella también me parece otro aspecto bastante machista. Le dice lo que tiene que comer y cuando, le cambia totalmente el vestuario y llega a comprar la empresa donde ella comienza a trabajar. El "fanático del control" es otra muletilla que la autora repite constantemente. Y ella tiene la autoestima por los suelos. No se considera atractiva, ni inteligente y, por supuesto, cree que es demasiado poco para él. Los personajes no son para nada fuertes.

No tengo ninguna intención de leer el tercero. Como finaliza el segundo me deja tan sorprendida que me temo que el final de esta historia sea como los finales de los cuentos de principes y princesas: fueron felices y comieron perdices y, sinceramente, no veo capaz de soportarlo.

lunes, 1 de octubre de 2012

Libertad




Muchas veces he utilizado en este blog la palabras de José Luis Sampedro. Me parece que es un hombre muy sabio, un iluminado. Me dio mucha pena escuchar unas declaraciones que hizo recientemente. Decía que en la situación actual, con esta capitalismo atroz que arrasa con todo, él no tenía ningún motivo para seguir viviendo, para continuar luchando. Se consideraba muy mayor, "soy casi tuerto de un ojo" dijo, como para intentar solucionar algo. Pensar en su mujer era lo único que le mantenía vivo porque ella le echaría mucho de menos. Yo sí que creo que hace mucho por nosotros y por este mundo. Nos ayuda a darnos cuenta a través de sus palabras que nos encontramos en una situación totalmente crítica. Nuestro mundo tal y como lo conocíamos está moribundo y es absolutamente necesario remover conciencias y comenzar a utilizar otros caminos mucho menos perjudiciales para el ser humano.

"Cada cultura ha tenido su referente. Los griegos, el hombre; La Edad Media, Dios; ahora, el dinero. Para mí el referente es la vida. Hemos recibido una vida y vamos a vivirla hasta el final. Pero para eso necesitamos la libertad, para que esa vida sea la nuestra y no la que nos manden".

sábado, 29 de septiembre de 2012

Violencia + Violencia


Existen muchos tipos de violencia. Los golpes y los insultos son solo una parte de la misma, y casi me atrevería a decir que, en muchos casos, son la parte menos dolorosa. Jamás he justificado la violencia, sea del origen que sea. Mucho menos apruebo la violencia callejera, que nunca se sabe cómo puede acabar y que nadie tiene claro cómo ponerle límites. Pero, a veces, solo a veces, me cuesta mucho no comprenderla. 

He seguido estupefacta todas las noticias relacionadas con el 25-S. Se trata de una convocatoria que me generaba muchas dudas: ¿quién estaba detrás de la misma?, ¿es cierto que también se habían unido grupos de ultra derecha? o ¿qué consecuencias podría tener que algunos manifestantes perdieran los papeles como finalmente pasó? 

El día comenzó con más policías rodeando el Congreso que profesores en toda España, autobuses camino de Madrid retenidos, requisado de cámaras fotográficas y cámaras de vídeo a la prensa por parte de policías sin su número de identificación visible y muchos más despropósitos de los que no podía dar crédito. Y lo más triste, todo este despliegue se le denominó "Operación Jaula". Como era de esperar, la policía respondió a cada pedrada con empujones y agarrones desproporcionados, porrrazos y disparos de balas de goma que llegaron hasta el interior de la estación de Atocha. Hasta ahora el 15-M y muchos otros colectivos que se han manifestado a lo largo y ancho de toda España han dado un ejemplo de civismo y pacifismo intachable. Pero nuestros gobernantes no escuchan nuestras propuestas y anuncian nuevos recortes con aplausos y vítores en el Congreso como el que está en medio de una verbena. El siguiente paso era casi inevitable.

Para colmo de males, Rajoy viajó al día siguiente de los graves disturbios del día 25 a Nueva York para defender a España en el Consejo de Seguridad de la ONU. "Defender a España", la frase tiene un tono franquista que me asquea profundamente. ¿Defenderla de qué, de los "6.000 violentos" que acudieron al Congreso o de  sus recortes de los viernes? Casi me produce tanta repulsión esta frase como que agradezca a los españoles que se quedaron en casa y no se manifestaron. Por no mencionar el poco acierto, dicho de manera más que suave, de Dolores de Cospedal al comparar esta iniciativa con el Golpe de Estado de Tejero.

Mientras nuestros gobernantes no quieran entender que los despidos, la reforma laboral que beneficia solo a los empresarios, los recortes en sanidad y educación o la subida del IVA duelen mucho más que la represión policial, están sembrando violencia en las calles. Siembra vientos y recoge tempestades, dice el refrán. No hay que ser muy listo para comprenderlo, cualquier presidente lo entendería, pero Rajoy parece que vive en otro planeta. Hola, ¿nos escucha desde el planeta Tierra?

Tras la puerta


TRAS LA PUERTA

Cruzar el umbral de sentir tu debilidad
Te hace encontrar tu fuerza,

Al cruzar la puerta para sentir tu dolor
Encuentras tu placer y tu alegría;

Al cruzar la puerta para sentir tu miedo
Encuentras tu seguridad;

Atravesando la puerta para sentir tu soledad
Encuentras tu capacidad para obtener satisfacción, amor y compañerismo.

Cruzando la puerta para sentir tu odio
Encuentras tu capacidad para amar,

Al atravesar la puerta para sentir tu desesperanza
Encuentras la verdadera esperanza justificada,

Cruzando el umbral de la aceptación de las carencias de tu infancia
Encuentras tu satisfacción ahora mismo.

Eva Pierrakos y Donovan Thesenga

No temas el mal”,
Ed. Pax Mexico

sábado, 22 de septiembre de 2012

Cósimo y Viola


Cósimo y Viola llegaron a nuestra pequeña familia por casualidad. Y es que la mayoría de las cosas buenas e importantes de la vida llegan por casualidad, como la primavera, los libros que recordamos con más emoción y que alguien nos prestó, las ferias de los pueblos o los amores.

Y la casualidad, una vez más, trajo a mi despacho a un gato gris un caluroso día de junio. Mis compañeros de trabajo me habían advertido que se podía colar algún gato si dejaba abierta la salida de emergencia, que era preferible que conectara el aire acondicionado. Recuerdo que pensé: "¿cómo va a llegar un gato callejero hasta la segunda planta?". Pero, sí, llegó, y, además, esa misma tarde. Asomó la cabeza sigilosamente por aquella puerta que dejé entreabierta y, en cuanto me descubrió, salió corriendo como un rayo sin ni tan siquiera darme tiempo a que me levantara de mi asiento. No hace falta explicar el susto que me llevé.

A partir de aquel día, comencé a observar la zona por la que había accedido. Estaba muy intrigada en saber cómo había llegado hasta allí. Descubrí que subía por las escaleras de emergencia y que también lo habían visto en otras plantas. "Mi pequeño amigo intruso" había llegado hasta la octava planta nada menos. En varias ocasiones, le vi acompañado por otro gato completamente negro y de menor tamaño. A menudo les sorprendía descansando tumbados sobre los aparatos del aire acondicionado. Entonces no lo sabía, pero ambos eran en realidad hembras y estaban preñadas. De hecho, creo que la gris es la madre de mi gata Viola, son igualitas.

También bajé a la zona trasera del edificio y me encontré con platitos con restos de pienso, recipientes con agua y algún que otro gato despistado que salía huyendo en cuanto oía mis pasos. Era una auténtica colonia gatuna viviendo en unas codiciones realmente pésimas: espacio muy reducido, mucha suciedad y una salida del parking muy cercana.

En los días sucesivos, pude observarles mientras descansaban, comían o amantaban a sus crías. Hablé también con la señora que les dejaba comida. Llevaba yendo allí unos cinco años, así que les conocía muy bien. Pero a mí no me parecía del todo correcto lo que estaba haciendo porque alimentándoles fomentaba que criaran y criaran para vivir posteriormente en muy malas condiciones. Me preocupaba que con su afición al intrusismo alguien se terminara cansando y llamara al ayuntamiento o, mucho peor, les envenenara la comida. Por no hablar de esa fatídica carretera de salida del parking donde no es extraño encontrarles atropellados.

Al gatito que tenía más controlado era a uno atigrado que se encontraba un poco alejado del resto, en unas obras del Corte Inglés, justo en frente de mi trabajo. Era realmente pequeño por lo que suponía que su madre lo había repudiado o habría muerto atropellada. Desde mi ventana, podía verle jugar entre los tubos metálicos y los ladrillos. Veía también a la gente que paseaba por allí y le dejaba toda clase de comida: restos de bocadillo, patatas fritas o hasta vi a un niño que le dio medio donuts. Tengo que reconocer que, el primer día que le vi, le dejé un cuenco con leche. En aquel momento, desconocía completamente la alimentación más adecuada para los gatos. Realmente lo desconocía todo sobre ellos: sus costumbres, los cuidados que necesitaban, la interpretación de sus gestos, etc.

Comencé a ganar confianza con aquel animalito repleto de pulgas y llegué a pensar que sería sencillo atraparle y llevarle a mi casa. Le hablaba todos los días a Miguel, mi pareja, de mi nuevo amigo, de cómo iba creciendo y si le había gustado la comida que les había dejado. La verdad es que ir al trabajo en esos días se convirtió en un reto, tenía la misión de rescatar al gatito atigrado. Miguel no estaba muy convencido con la idea de adoptarle porque vivimos de alquiler y la casera probablemente no lo aprobaría. Además, estaba el tema de las vacaciones, ¿quién se ocuparía de él mientras nosotros estábamos fuera?

Me puse en contacto con mi cuñada, gran amante de los gatos y dueña de dos que también rescató de la calle. Me recomendó que le pusiera comida muy olerosa y que le echara una toalla por encima para poder cogerle. Pero no había forma y, además, me daba bastante miedo que me pudiera arañar. Busqué información por Internet y mandé un email a Protección Felina. Ese mismo día, Carmen me llamó.

Carmen apareció como un hada madrina, pero en lugar de varita, tenía una jaula atrapa gatos. El pequeño gato atigrado saltó por encima de la jaula-trampa. Es un gato realmente listo. Carmen piensa que es una hembra porque son mucho más desconfiadas que los machos. Él que sí entró sin dudar fue Cósimo, mi Cósimo, un cachorro de pelo largo y negro que era la primera vez que veía. Y es que el fondo son ellos lo que te eligen a ti, todo el mundo que ha tenido gato lo sabe. Recuerdo que me dio bastante pena cuando se dio cuenta que estaba atrapado y comenzó a dar vueltas por la jaula y a maullar sin parar, pero todo ese sufrimiento se vio recompensado cuando descubrió el sofá, las mantitas y el pavo cocido.

Carmen se lo llevó a su casa para desparasitarlo y esa misma tarde me lo entregó limpito, pero muy asustado. Nada más llegar a su nuevo hogar, se escondió detrás de la tele. No salía ni para comer, aunque sí conseguimos que bebiera agua. El estrés le duró sólo un día porque a partir de ahí ha dormido con nosotros, ha hecho guardia en la puerta del baño esperando a que saliéramos, nos ha recibido en la puerta y un largo etcétera de muestras de cariño y apoyo incondicional. Llega incluso a permanecer a nuestro lado cuando estamos fregando los platos, así que alguna vez le han caído gotas de agua, pero aún así, no se separa de nuestro lado.

Realmente habíamos tenido mucha suerte con Cósimo, es un gato buenísimo y muy afectivo. La experiencia estaba resultando tan positiva que decidimos que se merecía un compañero de juegos. Carmen regresó con su particular "varita mágica" y esta vez me eligió una gatita gris, de uno o dos meses mayor que Cósimo. Como no podía ser de otra manera, la llamamos Viola. Cósimo y Viola, una gran pareja, la pareja protagonista del libro "El Varón Rampante" de Italo Calvino.

La integración de Viola está siendo mucho más dura, es una gata muy miedosa y huidiza. Ha encontrado un refugio, que es el mueble de la tele, y puede permanecer horas ahí dentro. Nos bufa cuando intentamos sacarla. Los primeros días caminaba totalmente agachada, parecía más una ratilla que una gata, y cuando la tocabas, estaba hecha una piedra, más tensa no se podía estar. Se le nota el miedo sobre todo en las orejas, las baja y realmente tiene una expresión de animal desvalido. Cósimo, al principio, no la aceptaba. No la permitía usar su arenero y la echaba cada vez que se escondía en la cueva del rascador. La malta obró el milagro. Les untamos a ambos en la cabeza y comenzaron a lamerse. Desde ese momento, son inseparables. Juegan a cogerse mútuamente del rabo, a dar volteretas por todo el salón, a peseguirse el uno al otro... Viola es una especialista en encontrar escondites por toda la casa, pero basta que Cósimo empiece a maullar para que salga de su escondrijo. Ambos se enseñan nuevas habilidades. Por ejemplo, Viola enseñó a Cósimo que un lugar muy seguro para no ser molestado es la estantería detrás de los libros, que desde las ventanas de la casa se ve el exterior o que se puede andar por encima de los radiadores. Por su parte, Cósimo está enseñando a Viola a marcar la comida, a esconder debajo de los cojines los ratoncitos de juguete y que los humanos no son tan malos. Cósimo se tira panza arriba en el sofá para que le arresquemos la tripa durante interminables minutos y mira a Viola mientras tanto como diciéndola: "¿Ves lo molones que son los humanos?".

Aunque Viola ha mejorado mucho desde que llegó a casa, ahora tiene una expresión mucho más dulce y relajada, todavía le cuesta mucho relacionarse con nosotros, no es ni muchísimo menos tan sociable como Cósimo. Cuando conseguimos cogerla, puede pasarse horas acurrucada en nuestra regazo recibiendo mimos y caricias, pero primero hay que conseguir atraparla. Toda la gente que nos visita nos dice que es preciosa y es que Viola es una mezcla de "Azul Ruso" y "Cartujano". Eso nos ha escrito el veterinario en su cartilla, mientras que en la de Cósimo han puesto que se trata de un "Europeo Común". A nosotros poco nos importa si son de raza o no. Lo que realmente nos importa es que Viola cada día da un pasito más: un día se aventura a explorar la cocina y al siguiente no se esconde cuando tenemos visita. Y un dato muy curioso: a pesar de que Viola es mucho más miedosa que Cósimo, Cósimo sufre mucho más cuando sacamos la aspiradora. No la puede ver ni apagada, mientras que Viola permanece aparentemente impasible mientras la utilizamos a escasos centímetros de donde está.

Por nuestra parte, estamos recibiendo mucho más cariño de lo que nos imaginábamos. Ambos habíamos tenido perro, pero gato nunca. Existe muchos mitos sobre ellos totalmente falsos probablemente difundidos por personas que nunca han convivido con gatos. Pensábamos que los gatos son muy independientes y que pueden llegar a ser agresivos con las personas, pero nada más lejos de la realidad. Viola nos ha bufado, pero nunca nos ha intentado arañar, ni siquiera cuando la hemos sacado a la fuerza de uno de sus escondites. Y a Cósimo ni si quiera le hemos oído bufar. Podemos molestarle incluso cuando está durmiendo que nunca tiene un mal gesto.

Mientras tanto Carmen continúa intentando hacer algo más por la colonia. Quiere ir llevándose poco a poco a todas las gatas para esterilizarlas. El día menos pensado me la vuelvo a encontrar por aquí con su particular varita mágica. La gata o el gato atigrado, el que no se quiso venir conmigo, continúa en las obras. Su futuro es bastante incierto. A estas alturas yo no creo que se le pueda socializar para que pueda vivir con una familia . Cósimo y Viola sí que tienen su hogar  y te están muy agradecidos por todo lo que has hecho por ellos Carmen.

domingo, 16 de septiembre de 2012

El Tesoro Lilith


Hoy voy a presentarte un cuento para ayudarte a conocerte a ti misma: El tesoro de Lilith. Un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual, destinado a niñas a partir de cinco años, a adolescentes y a mujeres adultas de cualquier edad. ¿Y por qué no? A hombres conscientes que quieren acercarse y comprender mejor a las mujeres que le rodean. En él encontrarás todo un mundo simbólico que llega directamente al inconsciente sobre nuestro mayor tesoro: nuestra naturaleza cíclica.

La autora se llama Carla Trepat, una mujer muy joven de tan sólo 25 años. Aquí os dejo una entrevista  que se le ha hecho recientemente donde explica claramente su proyecto:

http://cuentameymirame.blogspot.com.es/ 

Carla es una mujer emprendedora y quiere autoeditarse su cuento. Para financiar esta primera edición se ha puesto en contacto con Verkami, una página que le ayuda a hacer realidad este proyecto, con la ayuda de los mecenas (pequeños colaboradores: tú) y la entrega de recompensas, en este caso, el mismo cuento, ilustraciones dedicadas y camisetas de lilith para las niñas.

Te dejo con su presentación y te acabarás de convencer:

¿Cómo hablar con nuestras hijas, nietas,... sobre el placer, la sexualidad, el cuerpo, la menstruación...?

¿Cómo fortalecer el vínculo de comunicación y confianza entre madres e hijas en la infancia?


¿Somos conscientes los padres que en la infancia la sexualidad y el placer a través del cuerpo es algo natural y positivo? ¿Como es nuestra mirada sobre este tema?


Una invitación para que padres, madres, tios, abuelos y profesores creen un vínculo de confianza y comunicación hablando de aspectos tan importantes de la vida desde la delicadeza, la sencillez y el amor.


¿Me quieres ayudar?

Para financiar esta primera edición me he puesto en contacto con Verkami, una página que me ayuda a hacer realidad este proyecto, con la ayuda de los mecenas (pequeños colaboradores) y la entrega de recompensas, en este caso, el mismo cuento, ilustraciones dedicadas y camisetas de lilith para las niñas.


¡Tenemos 30 días para llevar este mensaje a la realidad, al papel! ¿Nos ayudas?

Para mi amiga, mi hermana, mi compañera de viaje



Porque nos hemos querido, defraudado, perdonado y vuelta a querer durante años, como ocurre en todas las historias que nos llegan al alma.

Porque no recuerdo cómo era mi vida antes de que aparecieras en ella.

Porque hace mucho que nos conocemos y, al mismo tiempo, no nos conocemos y tenemos que redescubrirnos una y mil veces cada día.

Porque a pesar de la distancia que nos ha separado en muchas ocasiones, siempre hemos logrado mantener el contacto.

Porque eres intrépida, viajera, una excelente cocinera de platos exóticos (pricipalmente lombarda) y defensora de los animales.

Porque me has visto sufrir y has sufrido conmigo.

Porque me has ayudado a escribir cartas cuando ni siquiera sabía enlazar las letras.

Porque has reído y llorado conmigo.

Porque me explicas historias y yo te devuelvo cuentos.

Porque tus éxitos me alimentan.

Porque, si pienso con quien quiero caminar, fotos donde aparecemos juntas se instalan en mi interior sin remedio y sin posibilidad de escapatoria.

Porque hemos saltado juntas las hogueras de San Juan y otros fuegos mucho más grandes.

Porque conoces cada uno de mis sueños y cruzas los dedos para que los consiga.

Porque no te hago caso y no me regañas.

Porque algún día tendremos hijos, tesoros, baúles de recuerdos, partituras de música, estrellas y todo lo que nos propongamos tener.

Porque perteneces a mi tribu de mujeres valientes. Mujeres que como las lobas bailan, aúllan a la luna y escalan montañas.

Porque las hermanas no tienen porque ser amigas, pero los amigas son siempre hermanas.

Y porque sí, porque te quiero y hoy aquí hemos venido a bailar para celebrar tu boda.

Y si me necesitas, sílbame y ya voy.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cumpleaños


Me encanta casi compartir cumpleaños con unos de mis escritores vivos favoritos: Eduardo Galeano. El nació el 3 de septiembre de 1940 en Montevideo. Yo nací el 4 de septiembre de un año sin determinar en Madrid. Mi regalo más especial de este año ha sido su último libro: Hijos de los días.

La Iglesia dice: el cuerpo es una culpa. 

La ciencia dice: el cuerpo es una máquina. 

La publicidad dice: el cuerpo es un negocio. 

El cuerpo dice: yo soy una fiesta... ¿Fiesta? Sí, sí, una fiesta para festejar nuestro cumpleaños. Mucho cuídado, el que se acerque, se enciende.

Lo que realmente coincide con mi cumpleaños es el día mundial de la salud sexual para todos/as. Y es que va a ser cierto eso de que el cuerpo es una fiesta.


1. Derecho a la libertad sexual: establece la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos y excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexual en cualquier etapa y situación de la vida.

2. Derecho a la autonomía, a la integridad y a la seguridad sexual del cuerpo: incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual en un contexto de ética personal y social; están incluidas también la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación o violencia de cualquier tipo.

3. Derecho a la privacidad sexual: legitima las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad, siempre y cuando no interfieran con los derechos sexuales de otros.

4. Derecho a la igualdad sexual: se opone a cualquier forma de discriminación relacionada con el sexo, género, preferencia sexual, edad, clase social, grupo étnico, religión o limitación física o mental.

5. Derecho al placer sexual: prerrogativa al disfrute y goce sexual (incluyendo el autoerotismo), fuente de bienestar físico, intelectual y espiritual.
6. Derecho a la expresión sexual emocional: abarca más allá del placer erótico o los actos sexuales y reconoce la facultad a manifestar la sexualidad a través de la expresión emocional y afectiva como el cariño, la ternura y el amor.

7. Derecho a la libre asociación sexual: permite la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse o de establecer cualquier otro tipo de asociación sexual responsable.

8. Derecho a la toma de decisiones reproductivas libres y responsables: comprende el derecho a decidir tener hijos o no, el número y el tiempo a transcurrir entre cada uno, y el acceso pleno a los métodos para regular la fecundidad.

9. Derecho a la información sexual basada en el conocimiento científico: demanda que la información sexual sea generada a través de procesos científicos y éticos, que sea difundida de forma apropiada y que llegue a todas las capas sociales.

10. Derecho a la educación sexual integral: solicita la impartición de la educación sexual durante toda la extensión de la vida, desde el nacimiento hasta la vejez, y exhorta a la participación de todas las instituciones sociales.

11. Derecho a la atención de la salud sexual: conlleva la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones, enfermedades y trastornos sexuales.